7 errores comunes en la fotografía de producto y cómo evitarlos

La fotografía de productos persigue unos objetivos bien definidos. Atraer la atención, resultar convincentes, y en último término, provocar la compra. Pero, ¿qué ocurre si tus fotografías de producto tienen errores? ¿Puede eso influir en la eficacia global del marketing y perjudicar las ventas? ¿Y qué tipo de errores se pueden cometer? Estás en el lugar adecuado para aprender más sobre el tema, ya que vamos a destacar 9 aspectos que suponen un gran riesgo para cualquier fotógrafo de productos.

Al fotografiar un producto, siempre debe buscar presentarlo bajo una luz favorecedora. Si no consigues ajustar la iluminación correctamente y obtienes fotografías de una calidad inferior a la esperada, o que incluso resultan engañosas, habrás fracasado estrepitosamente. Para evitar esta clase de errores deberás perfeccionar tu técnica, lo que requiere tiempo y esfuerzo. Si deseas puedes ver estos articulos de Orbitvu en los cuales puedes aprender mucho más fotografía de packshots y fotografía de productos 

Por ahora, nos centraremos en los principales obstáculos a nivel de conocimientos y equipamiento, a menudo responsables de los errores más comunes. Revisaremos problemas de ejecución y fallos formales que pueden ocurrirle a cualquiera a la hora de fotografiar artículos.

Este artículo es una adaptación de un articulo tomado de Orbitvu.es al cual damos la totalidad de los derechos de autor del mismo.

¿Cuándo se cometen errores en la fotografía de productos?

Aunque nadie está libre de cometer errores, hay una serie de circunstancias que sin lugar a dudas aumentan las posibilidades de que esto suceda en la fotografía de productos. Vamos a dividirlos en 5 categorías:

º Bajo presupuesto

Es inevitable incurrir en ciertos errores cuando contamos con un presupuesto limitado. Trabajar con el mejor equipamiento y el personal más capacitado siempre va a suponer un mayor coste. Piensa en artículos de peluche, en la calidad de la lente para obtener la nitidez necesaria, o en el peso de la experiencia a la hora de iluminar los productos de forma adecuada.

º Prisas

Incluso los fotógrafos más experimentados son propensos a cometer errores al trabajar si tienen una agenda apretada. La presión constante de los plazos y los requisitos de tiempo limita su capacidad para concentrarse y fijarse en los pequeños detalles que caracterizan su trabajo. Al final, al ahorrar tiempo con una sesión fotográfica apresurada se generan mayores costos, derivados de una fotografía de productos de menor calidad.

º Falta de conocimientos

Apostar por la formación es una forma segura de prevenir errores básicos si somos principiantes en la fotografía de productos. La falta de conocimientos técnicos en cuanto a ajustes de la cámara, una sesión accidentada debido a una mala planificación, e incluso la inexperiencia en lo que respecta a las ventas pueden resultar en peores fotografías de productos. 

º Metas poco definidas

Si no se pone la atención suficiente en explicar al fotógrafo el objetivo principal de una sesión de fotografía de productos, es probable que se cometan errores durante la misma. ¿La foto busca fomentar la decisión de compra, o más bien informar al cliente sobre el producto? ¿Debemos optar por un estilo tradicional, o tal vez seguir las últimas tendencias en fotografía? Un vistazo a la búsqueda de imágenes de Google y una charla de negocios pueden ser de gran ayuda a la hora de definir el objetivo. 

º Comunicación humana

Por lo general, las sesiones de fotografía de productos son actividades que implican a varias personas. Para una correcta ejecución de las diversas tareas que estas conllevan, es esencial que aquellos que definen las metas y los que captan las fotografías mantengan una comunicación fluida. La conversación es clave, así como el llevar un registro escrito de las distintas necesidades, pero un lenguaje de signos también puede resultar útil.  

Categorías de fotos de producto

Existen dos ramas de fotografía de productos: la fotografía de packshots y la de bodegón. Encontrás una descripción detallada de ambas en la guía rápida para la fotografía de packshots y en guía completa para la fotografía de productos ambas de la compañía Orbitvu. En principio, lo más importante es recordar que los packshots presentan el producto tal cual es, lo más cercano a la realidad posible, con frecuencia incluso en su embalaje. Su fondo es uniforme, generalmente blanco, dejando poco espacio para la creatividad artística. En la fotografía de bodegones podemos introducir elementos de comparación y construir composiciones, y tenemos una mayor libertad a la hora de elegir fondos y encuadres.

Packshot
Bodegón

Echemos un vistazo rápido a los errores más comunes en la fotografía de productos. Desde la preparación del producto hasta la configuración de la cámara y la postproducción.

1) No preparar el producto

La fotografía de productos revela cada detalle del artículo. Se debe a la alta resolución y a la disponibilidad de primeros planos. Este «riesgo de presentación precisa» es la razón por la que es tan importante el preparar cuidadosamente los productos como la propia captación de las fotografías. No dejes de eliminar las pelusas o el polvo de los artículos, y evita dejar huellas dactilares sobre ellos.

º Para productos de superficie brillanteUtiliza un paño de microfibras para limpiar la superficie y ponte guantes de tela blancos para colocar el producto.

Dusting a product

º Para superficies en las que el polvo pueda ser visible – utiliza aire comprimido de un compresor manual o en pulverizador para eliminar el polvo de la superficie. 

Dusting a product

º Para la ropa – es importante evitar las arrugas y las manchas. Dedícale el tiempo necesario con una plancha y un rodillo quitapelusas, y procura fotografiar los artículos cuando aún están nuevos.

º Para productos atípicos – a veces, los productos pueden tener mejor aspecto cuando están rellenos o se presentan en maniquíes (principalmente la ropa). No dudes en recurrir a esta clase de soluciones. Piense que una mochila es más atractiva cuando está llena que fotografiada sobre plano.

2) No mostrar bien la forma del producto

La mejor manera de presentar la forma de un producto en su totalidad es la fotografía en 360º. Puedes consultar en Orbitvu una guía completa para la fotografía en 360º en la que se describe los métodos, ventajas y costes de esta rama de la fotografía, la cual realizamos de forma profesional en Cámara Lúcida .

Si no procuramos presentar la forma con suficiente fidelidad, ya sea renunciando a una vista en 360º o produciendo packshots con un aspecto plano, estaremos cometiendo un error. Los clientes estarán más dispuestos a tomar una decisión de compra si pueden ver el artículo desde cualquier ángulo. También se reduce la posibilidad de que los productos les decepcionen al desempaquetarlos, una vez enviados.

Una buena manera de evitar una presentación incorrecta de la forma del producto es disponer un giro de 360º del mismo en nuestra tienda, o tomar una serie de packshots que muestren el artículo desde todos sus lados. Los ejemplos hablan por sí solos.

3) No representar la textura del producto con fidelidad

Una de las claves del e-commerce es permitir al cliente una experiencia del producto cercana a la realidad. Como es lógico, en este sentido siempre estarás en desventaja respecto a una tienda convencional, pero hay una serie de trucos que pueden ayudarte a lograr este objetivo. Debes presentar las texturas de forma fiel y atractiva.

Es frecuente encontrar errores de este tipo en comercios online. ¿Cuáles son los ingredientes que garantizan una buena presentación de las texturas y una experiencia casi sensorial del producto?

º Exponer las irregularidades de la superficie. Esto toma especial relevancia cuando tratamos con productos con formas inusuales, así como para aquellos artículos en los que la experiencia 3D es clave.

º Exponer de qué está hecho el producto. Cuando se compra ropa, las decisiones suelen tomarse en función de la impresión que se obtiene sobre el material del artículo. Haz que tus fotos muestren con precisión que unos pantalones son de pana o que un vestido es de terciopelo.

Para conseguirlo, tienes que controlar la iluminación y los ángulos de la fotografía. Intenta aplicar diferentes ángulos de luz, teniendo en cuenta que la luz frontal, a 90º, hará que los productos se vean planos. Si aplicamos luces desde distintos ángulos, las sombras entrarán en juego, añadiendo profundidad y plasticidad al artículo. ¿Sería más efectiva una iluminación con un ángulo de 45º para mostrar protuberancias, pliegues y superficies esponjosas? No tengas miedo de experimentar y ajustar la iluminación con frecuencia.  

4) No captar los detalles correctamente

Es tan importante representar la textura del producto como prestar atención a las pequeñas características del producto. Los artículos suelen tener características ocultas o elementos independientes. Estos ofrecen funcionalidades adicionales que afectan a los posibles usos del producto. 

Si un cliente no puede ver partes importantes de su producto, es posible que se dirija a otra tienda en la que se haya prestado más atención a la presentación general. Por tanto, es crucial apoyarse en las presentaciones visuales, especialmente en tiempos de gran competencia en el e-commerce, en los que los consumidores adquieren cada vez mejores hábitos de compra. 

Tómate tu tiempo para mostrar cada interruptor, bolsillo y funcionalidad extra de tus productos en fotos individuales. Una visita virtual del producto en un visor HTML5 puede ser una forma útil de presentarlo con la máxima precisión. Si nuestro cliente puede girar el artículo, verlo desde arriba y ampliar algunos detalles, estará sin duda bien informado.

5) Ajustar una profundidad de campo insuficiente

La profundidad de campo es otro aspecto con el que es posible cometer errores. Si no prestamos a este parámetro la atención que merece, algunas partes del producto pueden salir poco nítidas y borrosas en la fotografía. Es fácil que nuestros clientes se marchen si no podemos ofrecerles la información al completo.

Profundidad de campo insuficiente, f/2.8

Lo mejor es recurrir a ajustes de cámara que permitan presentar el producto con total nitidez. Lamentablemente, cuanto más pequeño sea el objeto, más difícil es presentarlo con una profundidad de campo total. Orbitvu habla sobre este potencial problema en su artículo sobre los ajustes de cámara para la fotografía de productos.

Profundidad de campo adecuada, f/16

6) No representar los colores con fidelidad

Es frecuente cometer este error durante la posproducción, cuando en un intento de hacer la imagen más atractiva se exceden los límites del realismo. Unos colores excesivamente saturados, y una vividez y contraste exagerados son los ejemplos más comunes de colores poco fieles.

En la posproducción, hay que tener en cuenta que el cliente verá el producto desde diferentes dispositivos, como portátiles, smartphones u ordenadores de sobremesa. La calidad de la pantalla influirá en la experiencia del producto y precisamente por eso es mejor ir a lo seguro y mantener la paleta de colores bien optimizada.

A este fin, siempre es posible adaptarse al espacio de color sRGB (recomendado para uso web) y limitar los efectos de posproducción. De lo contrario, puedes acabar dando a los consumidores una imagen errónea de tus productos, lo que asegura un aumento en el número de devoluciones.

Colores fieles a la realidad
Colores poco fieles

7) No controlar los reflejos y sombras

En el estudio, siempre existe el riesgo de introducir reflejos de luz sobre las superficies brillantes de los artículos en nuestras fotografías. Fotos de anillos con molestos brillos blancos sobre el oro, envoltorios de plástico de productos que se hacen demasiado visibles debido al reflejo de la luz, o hasta una botella de vino de cristal rebelde que se niega a mostrar una superficie lisa de color verde intenso. Aunque los fotógrafos saben muy bien de lo que hablamos, a menudo cometen errores en este ámbito.

Sombra y reflejos bien ajustados
Reflejos demasiado visibles

Otro problema derivado de la iluminación tiene lugar cuando incorporamos sombras a la fotografía. Si son demasiado profundas, las sombras producen un aspecto poco natural, comúnmente asociado a la fotografía artística. Además, ocultan detalles del producto que serían visibles al aplicar otra iluminación. 

La mejor manera de trabajar con sombras profundas es permitir que la luz principal llegue al producto desde todos los ángulos, o recurrir a una iluminación dirigida utilizando lámparas adicionales. Con un poco de práctica se puede llegar a desarrollar una técnica más que solvente a la hora de disponer las luces para lograr diversos efectos. Dibuja muchas configuraciones de iluminación, pruébalas y aprende de la experiencia. 

Reflexiones finales

La lista de errores frecuentes en la fotografía de productos no es en absoluto un conjunto cerrado. Con cada reto al que se enfrenta un fotógrafo surgen nuevos problemas. ¿Productos brillantes o esponjosos, bodegones con fines extraordinarios, o una sesión de fotos en exterior quizás?

Encontrarás muchas sorpresas y alcanzarás tus propios éxitos a medida que progreses en la fotografía de productos. No dudes en hacérnoslo saber a través de nuestras redes sociales. ¿Podría ser que te hayas topado con una situación que quieras resolver para la que pueda resultar útil una solución automatizada?

A medida que seas más consciente de tus metas al abordar la fotografía de productos y adquieras una mayor experiencia, las soluciones llegarán por sí solas. 

¡Que tengas un buen aprendizaje y un montón de tomas espléndidas!

Recuerda que en Cámara Lúcida somos expertos en fotografía de producto para E-commerce, ponte en contacto para descubrir el abanico de posibilidades que tenemos para las fotografías y videos ecommerce de tu marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *