Para hablar sobre el futuro de este nicho de la fotografía, es importante para Juan Mazo recordar cuáles fueron sus inicios. Juan inició su trayectoria realizando publireportajes siendo practicante en el periódico El Colombiano, allí fue abriéndose camino en el campo y descubrió su pasión por los eventos, la música y las expresiones culturales, llegando a cubrir grandes eventos de nuestro país como son el Festival del Mono Núñez y el Festival del Porro.

Durante la charla en la que Óscar Garcés le comentó algunos de sus logros en otros campos, el destaca que no se limitó a ser fotógrafo y que le parece importante nutrirse de varios aspectos, así como estar constantemente actualizándose sobre la escena para poder “ser un cóctel”, y dar valores agregados a nuestro trabajo. Su paso por el colombiano lo llenó de experiencia en reportería, al empezar a trabajar con el Teatro Metropolitano la iluminación se convirtió en su nueva obsesión, pero su trabajo como fotógrafo de eventos artísticos y culturales ha recibido los aprendizajes que le han dado sus experiencias como performer de Stand up comedy y músico.

Para realizar la captura ya sea periodística o artística del mundo de los eventos, el arte y la cultura, menciona que se deben tener en cuenta los siguientes elementos en partes iguales:

Conocimiento técnico: Los eventos artísticos tienen condiciones de luz cambiantes para las que es vital poder adaptar y configurar nuestros equipos con rapidez para lograr comunicar a través de las imágenes.

Equipo: Es claro que la cámara no hace al fotógrafo, pero al capturar eventos debemos contar con un equipo que responda a la velocidad y necesidad de un momento irrepetible.

Agilidad de periodista: “Si ves el gol a través del lente ya te lo perdiste” Hay que tener cierto instinto para predecir un gran momento.

Creatividad de artista: Nuestra sensibilidad debe ser estimulada para que nuestro trabajo resalte y trascienda a lo artístico.

El futuro

Durante las circunstancias actuales que se viven en el planeta Juan Mazo asegura que todos los campos se han visto obligados a volcarse a lo digital, el menciona que aunque por un tiempo no fue amigo de compartir su trabajo en redes y el mundo digital, la importancia de hacerlo en este momento es la de encontrar nuevas oportunidades, adaptarse y aprender.

También nos cuenta que al tomar la decisión de volcarse hacia la fotografía artística debió aprender a encontrar la forma adecuada de vender su trabajo, siendo este el mundo de la fotografía FINE ART, por lo que en este momento en el que no hay eventos para cubrir la venta de sus imágenes en formatos llamativos y de gran calidad son una opción para el.  Para Juan y Óscar este es el momento de compartir el conocimiento con el mundo, aprender, profundizar e impartirlo gracias a las plataformas y posibilidades online.